La fuente energética utilizada en la fabricación de un producto o en la iluminación de una oficina es invisible a nuestros ojos. ¿Cómo usted, como consumidor, puede saber de dónde viene la energía que ilumina los corredores del supermercado que frecuenta o que alimenta las maquinarias de una fábrica, con solo mirar un producto o el nombre de una empresa?

Eletricidade Solar

Proyecto del Instituto Ideal y CCEE, con el apoyo de la GIZ

El Sello Solar fue creado justamente para darle forma a algo que no se ve – la electricidad.

Consumir electricidad producida a partir del sol es una actitud innovadora, pero tomada aun por apenas algunas empresas en Brasil. La principal razón es el costo de las tecnologías de conversión de energía solar en eléctrica. Por este motivo, el Instituto para el Desarrollo de Energías Alternativas para América Latina (Ideal) en alianza con la Cámara de Comercialización de Energía Eléctrica lanzó el Sello Solar, para que las empresas que hoy están apostando en la energía del futuro puedan ser reconocidas por los consumidores. Con ello, espera también incentivar para que se coloquen en práctica nuevos proyectos en el país.

El Sello Solar se concede a empresas o a instituciones públicas y privadas que consuman un valor mínimo anual de electricidad solar, que varía conforme la cantidad total de energía consumida.

Esta división siguió los subgrupos tarifarios establecidos por la ANEEL en la Resolución Normativa 414/2010, realizada con base en la tensión de conexión a red de cada unidad consumidora. De esta forma, el paso principal para que una institución pueda solicitar el uso del sello solar es verificar si su consumo está adecuado a su porte como consumidor.

¿Quiere saber más? Acceda al sitio www.selosolar.com.br