Crédito: Carol Rivello

Crédito: Carol Rivello

Durante la Copa del Mundo de 2014, Brasil estuvo en el escaparate mundial, con una oportunidad de presentarse como vanguardista en energías renovables. Por eso, en 2010, el Instituto IDEAL propuso el reto de solarizar todos los estadios que recibirían los juegos, para así estimular la difusión del conocimiento sobre esa tecnología. Así, en el contexto del proyecto, el IDEAL y sus colaboradores realizaron una evaluación del potencial energético de las nuevas o reformadas arenas deportivas, además de promover una serie de encuentros y reuniones entre propietarios de estadios y compañías energéticas para incentivar la adopción de esa fuente de generación de energía.

Como resultado, fueron instalados sistemas fotovoltaicos en los estadios de Belo Horizonte (Mineirão), Río de Janeiro (Maracanã), Salvador (Pituaçu y Fonte Nova) y Recife (Arena Pernambuco).

Mineirão Solar

Crédito: CEMIG

Con 1, 42 MWp y cerca de 6000 módulos fotovoltaicos, el estadio Gubernador Magalhães Pinto, popularmente conocido como Mineirão, fue el primer estadio sede de juegos de la Copa del Mundo de la FIFA 2014 a inaugurar una usina solar FV, en mayo de 2014.

El proyecto fue realizado por la Cemig (Compañía Energética de Minas Gerais) y el Gobierno del Estado de Minas Gerais, contando con el apoyo del Instituto Ideal, de la Universidad Federal de Santa Catarina (UFSC) y de la Cooperación Alemana para el Desarrollo Sostenible, por medio de la Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) GmbH y del Banco de Fomento Alemán KfW.

La energía generada por los módulos fotovoltaicos, instalados de forma radial en los 88 segmentos disponibles en la cubierta del estadio es inserida en la red de distribución de la Cemig.

Con informaciones de CEMIG.

Pituaçu Solar

Crédito: Coelba/Shirley Stolze

Salvador ya es conocida por su Carnaval y el sol abrasador. Desde 2012, también se tornó referencia por el aprovechamiento de energía solar, pues pasó a contar con el primer estadio solar de América Latina.

El sistema solar fotovoltaico instalado ahí tiene capacidad de generación de 400 kWp (kilovatios-pico) y utiliza módulos flexibles de películas delgadas de silicio amorfo en la cubierta del estadio, en función de la carga en parte de las estructuras ya existentes.

El modelo elegido es uno de los tipos más ligeros, y la única estructura necesaria es la de fijación para chapas metálicas. Por ser flexibles, irrompibles y hechos para ser colados directamente sobre chapas metálicas, son más fáciles y rápidos de ser instalados y no exigen un refuerzo estructural. Además de eso, son los que tienen el menor costo por área cubierta. La usina fotovoltaica de Pituaçu fue la primera a usar esa tecnología para instalaciones de ese tamaño en Brasil.

Las obras de instalación del sistema fotovoltaico en el estadio estadual de Pituaçu se iniciaron en diciembre de 2011, con un proyecto de la Compañía de Electricidad del Estado de Bahía (Coelba), del Grupo Neoenergia, en colaboración en el Gobierno del Estado de Bahía y con el apoyo institucional del Instituto Ideal, apoyo técnico de la Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) GmbH y coordinación de la Universidad Federal de Santa Catarina (UFSC).

El proyecto fue aprobado en 2010 por la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel), en el ámbito del Programa de Eficiencia Energética de la Coelba, y costó R$5,5 millones, con R$3,8 millones de la Coelba y R$1,7 millón del Gobierno del Estado de Bahía.

La energía del estadio es usada en sus instalaciones, compensando la energía provista por la Coelba. El proyecto genera cerca de 630 MWh al año y un ahorro anual de cerca de R$161 mil. Además de eso, el excedente de energía generada en Pituaçu es compensado con el consumo de energía eléctrica de la sede de la Secretaría Estadual de Trabajo, Empleo, Renta y Deporte (Setre), localizada en el Centro Administrativo de Bahía (CAB).

Con informaciones de la Coelba

Maracanã Solar

Crédito: SBP/Light Esco

Uno de los grandes símbolos del fútbol brasileño, Maracanã, en Río de Janeiro, también ganó un sistema de generación fotovoltaica en su cubierta. Inaugurado en mayo de 2014, su usina tiene una capacidad instalada de 400 kWp, capaz de producir cerca de 500 MWh al año, equivalente al consumo de 240 residencias. Iniciativa del gobierno estadual y de Light, en el marco del Programa Río Capital de la Energía, el proyecto cuenta con 1.552 módulos fotovoltaicos instalados sobre una estructura metálica que sustenta la cubierta de lona tensionada del estadio, en un área de 2.380 m2.

Maracanã Solar fue una propuesta del Instituto Ideal y contó con el apoyo de la Cooperación Alemana para el Desarrollo Sostenible, por medio de la Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) GmbH y del Banco de Fomento Alemán KfW.

Con informaciones del Gobierno de Río de Janeiro.

Confiera también la galería de fotos del estadio de Bremen, en Alemania, donde están instalados paneles fotovoltaicos. Haga clic aquí. 

Projeto de reforma incluiu uma usina solar com painéis nas fachadas e no telhado

WeserStadium, em Bremen (Alemanha) – Estádio do time Werder Bremen